[Editorial] ¿Qué pasa en Venezuela?


Cuando un extranjero te pregunta ¿Qué pasa en #Venezuela? Las posibles reacciones que puedes tener son diversas. Lo primero que resalta es que la desinformación no es solamente una cuestión de los medios de comunicación venezolanos, lo que significa que los medios internacionales -no todos- tampoco se enteran de lo que pasa y algunos de los que sí se enteran -insisto, no todos- lo reseñan con una timidez que inspira, al menos, desconfianza.

Volviendo a la pregunta, surgen varias posibilidades de respuestas, bien puedes usar la ‘fórmula gallega’ y responder con otra pregunta -del estilo ¿qué es lo que no está pasando? o con un resignado ¿por dónde empiezo?- la otra opción es la fatalista “es un desastre! todo está muy mal!” pero al final no hay respuestas simples, es muy complicado.

Tratar de vislumbrar el origen de los problemas de la sociedad venezolana -como cualquier otra sociedad- es casi como debatir sobre el origen de las especies -quién fue primero, el huevo o la gallina-, las respuestas a este debate, como muchos otros, tendrán en su mayoría un fundamento más ideológico que racional.

¿Por qué protesta la oposición al Gobierno? Parece que ni ellos mismos lo saben, unos dicen que por sacar al actual Gobierno de Maduro del poder, otros dicen que por el desabastecimiento, la crisis económica -que el Gobierno no reconoce-, la inseguridad y la violencia en las calles. Lo cierto es, que no hay quién se ponga de acuerdo, y cada quién tiene un motivo diferente -al menos a simple vista-. Si todo está tan bien ¿de que se queja la gente? Ni ellos mismos [el Gobierno] saben cómo justificarlo -las cifras de muertos se dejaron de publicar hace muchos y cierto es que la impunidad reina en una sociedad en que cada día mueren cientos de venezolanos.

Y en este contexto a mí me salta la pregunta sobre la parte de la sociedad que no apoya al Gobierno está -o al menos se siente- representada por los políticos que hacen oposición a Maduro -y al Chavismo en general-. Y la parte que apoya al gobierno ¿se siente realmente identificada con un proyecto de estas dimensiones? o ¿simplemente se aprovecha -en todos los sentidos de la palabra- de los beneficios que el proyecto socialista les reporta? ¿Es realmente el Socialismo del s.XXI la cura a los males del capitalismo?

El Gobierno -de Chávez y ahora Maduro- ha etiquetado a la formación de oposición MUD (siglas para ‘Mesa de la Unidad’) como la ‘Mesa de la Ultra Derecha’. Venezuela es un país históricamente republicano (5 repúblicas en poco menos de doscientos años, parecen probar esta afirmación) por lo que tradicionalmente y más recientemente ha existido poco seguimiento del pensamiento conservador en la política. Más aún si analizamos los componentes de dicha coalición se puede dar cuenta que no solo no hay ‘unidad’ de ideología sino que no hay ‘ultra’ y de ‘derecha’ hay muy poco. Lo único -en mi opinión- que les une es el objetivo común de desplazar al PSUV (‘Partido Socialista Unido de Venezuela’ al que de ‘unido’ se dice que le queda poco) en la escena política.

Siguen las preguntas. Si las fuerzas de oposición -sí, hay más de una- consiguen desplazar del poder al Gobierno de Maduro ¿que va a pasar después? ¿cuáles son los planes? ¿es la MUD la única opción? ¿es la MUD la mejor opción? ¿Es Leopóldo López el nuevo ícono de la oposición o un mártir del juego político de la MUD?

Más preguntas surgen alrededor del posicionamiento de la comunidad política internacional -desconocido en la mayoría de los casos- ante los hechos violentos que se suceden en las calles de Venezuela a raíz de las últimas protestas. ¿Qué intereses justifican que EEUU y Europa -por poner un ejemplo- se hayan limitado a pedir el cese de la violencia en el país? ¿Que pasa con los ciudadanos extranjeros -o con doble nacionalidad que viven en Venezuela? -como el caso del estudiante de Valencia, que también es ciudadano español, que denunció terribles agresiones por parte de las fuerzas del Estado- ¿Quién responde por la defensa de sus derechos?

Pocas respuestas se encuentran a tantas preguntas entre tantas versiones -extraoficiales- y tanta desinformación -oficial-. Yo solo sé que hay mucho silencio ante semejante escándalo y mucha diplomacia mirando hacia otro lado. Y esta consigna aplica para todos (a los de izquierda, a los de centro, a los de derecha, a los de dentro y a los de afuera): “El silencio les hace cómplices.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s