BRICS Bank, una alternativa para el desarrollo


El grupo BRICS, conformado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, considerados como los países de economías emergentes y principales competidores -y aspirantes a sucesores- del mundo capitalista reunidos en Durban, Sudáfrica, han acordado la creación de un banco que busca competir con el Banco Mundial (BM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en la financiación de proyectos para el desarrollo.

La liberalización y la apertura de mercados de las últimas décadas ha acelerado la dinámica del comercio mundial y consecuencia de ello las otrora economías subdesarrolladas se han alimentado en parte de la financiación tanto del BM como del FMI -para el desarrollo de infraestructura- y de las exportaciones de tecnología -de las economías desarrolladas que les ha permitido mejorar y especializar su sector productivo-. En el contexto actual de ralentización de las grandes economías capitalistas, no es de extrañar que las economías que ahora crecen busquen el protagonismo e incluso aspiren a liderar un nuevo orden de cosas.

La Cumbre de Durban también pretende ser el escenario de otros acuerdos de aparente menor relevancia, tales como el que han alcanzado Brasil y China para el intercambio de divisas que les permitirá mantener relaciones comerciales en sus propias divisas evitando la triangulación con el dólar y protegiéndose de las fluctuaciones de éste -cuya devaluación actualmente castiga la competitividad brasileña-. Pero el mensaje sigue siendo el mismo, el grupo no quiere depender ni de Estados Unidos ni de Europa y evidencia de ellos son las intenciones de estos países de crear fondos de reservas internacionales al cual acudir en caso de crisis financieras.

Las ambiciosas aspiraciones de los países BRICS tiene un enemigo, su diversidad cultural. Ya bastante complicado poner de acuerdo a los mandatarios de países tradicionalmente relacionados como la UE o el MERCOSUR, pero qué pueden tener en común una brasileña, un ruso, un indio, un chino y un sudafricano; precisamente por este motivo no cuentan con la confianza internacional y por lo que hasta la fecha han alcanzado pocos acuerdos.

Sin embargo, no todo son diferencias pues son principalmente sus intereses comerciales los que los sientan en la misma mesa; unas economías que en 2012 acumulan el 21 por ciento del PIB mundial, concentran el 45 por ciento de la fuerza laboral del mundo y el comercio entre ellas ronda los 282.000 millones de dólares. En esta línea se ha acordado la formación de un Consejo de Negocios para incentivar los intercambios en el sector privado de los miembros.

El proyecto del banco -del que aún no se conoce su sede ni tampoco su capital o sus cuotas de participación- de los países BRICS es la bandera de compromiso del grupo ha mantenerse unido y fieles a sus intenciones, hacerse protagonistas del orden mundial y no meros espectadores -como sucede en el BM y el FMI donde Estados Unidos y Europa siguen liderando-. El mundo ya no es el que fue en la post-guerra y la reciente crisis del norte ha dejado en evidencia que el modelo está caduco. Si el Norte fuera el Sur, el mundo otra cosa sería.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s