Arroz Mutante


La producción de arroz en Japón parece ver un respiro gracias a la tecnología genética. Recientemente una investigación realizada por científicos del Sainsbury Laboratory de Norwich identificó una variante de arroz que puede ser cultivada en campos cubiertos por sal. Se trata de un gen mutante hallado en el genoma de este cereal esencial para la dieta nipona.

En los últimos años la producción de arroz en el archipiélago asiático se ha visto mermada no sólo por las catástrofes naturales que le han azotado sino también por el abandono de los campos. Las nuevas generaciones no se ven motivadas a continuar con la actividad agrícola que sus sucesores difícilmente logran sostener, es un trabajo duro y los campesinos son cada vez más viejos. El tsunami que alcanzó las costas niponas en 2011 y el sucesivo desastre nuclear que provocó el accidente de Fukushima tampoco han ayudado a mantener este sector milenario. La mayoría de provincias arroceras quedaron expuestas a la radiación y muchas otras quedaron destruidas por la fuerza de la ola gigante que penetró varios kilómetros de superficie.

Esto ha llevado al gobierno japonés a tomar una serie de medidas para incentivar la recuperación del sector y hacerlo sostenible. Para satisfacer la demanda del mercado interno, comenzó a comprar a sus socios asiáticos -China, India y Tailandia, principalmente- y a los Estados Unidos, alcanzando a importar una media superior al millón toneladas por año desde 2003, que representa más de la mitad del suministro anual del país. También se establecieron medidas arancelarias y cánones que gravan las exportaciones del arroz producido internamente para evitar que éste se desvíe a otros mercados cercanos.

El ministro de agricultura japonés, aseguraba a mediado del año pasado, que no tenían planificado incrementar las importaciones que están gravadas con un arancel del 778%. Sin embargo, el gobierno importa desde 1995 unas setecientas mil toneladas de arroz exentas de gravamen anualmente. Las últimas investigaciones de mercado revelan que los japoneses ponen cada vez menos resistencia al producto importado frente al nacional dado que el primero sale más barato -proveniente principalmente de Estados Unidos-, dado que el segundo ha visto encarecido su precio por la reducción de stocks provocada por el desastre de Fukushima y sus consecuencias.

A la par de todo estos, surgen desde Australia propuestas de cultivar allí el arroz a la japanese way, una industria -la del arroz- que reporta cerca de mil millones de dólares al año en ese país. Estas propuestas sólo podrían seguir adelante si se bajan las barreras arancelarias de este producto, por lo que de momento se avista como una opción insuficiente para solucionar el problema.

El nuevo arroz -genéticamente seleccionado- podría ayudar a reactivar más rápido la producción puesto que su tolerancia a los altos niveles de salinidad lo hacen crecer en un tiempo menor, dos años comparados con los 10 que toma producir los tallos del arroz tradicional. Pero ¿podrá el arroz mutante ser el salvador de un mercado tan sensible y delicado para esta potencia asiática y que constituye un elemento fundamental de su dieta diaria?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s